Posts Tagged ‘Cordoba’

El Parlamento Europeo y las redes sociales en Córdoba (#PEredes II)

12 enero, 2011

¿Qué mejor manera de contar lo que pasó en Córdoba el pasado diciembre que en imágenes? Gracias a la gente de ‘El Marco Rojo’ y de la oficina del Parlamento Europeo en España.

Anuncios

Europa será de los europeos o no será (#PEredes I)

14 diciembre, 2010

Sobre la mesa, la eterna pregunta de si el sentimiento europeo cala entre los ciudadanos. #PEredes demuestra que, aunque la respuesta sigue siendo negativa, debe cambiar la forma de enfrentarse a ella: los europeístas tenemos que reunirnos para hablar de Europa, compartir nuestra visión crítica de la UE y buscar formas de contagiar ese europeísmo a los demás. El mejor ejemplo del éxito en esa tarea… el encuentro ‘El Parlamento Europeo y las redes sociales’.

Encuentro 'El Parlamento Europeo y las redes sociales' (Córdoba, 10-12 de diciembre de 2010)

Encuentro 'El Parlamento Europeo y las redes sociales' (Córdoba, 10-12 de diciembre de 2010)

El viernes por la tarde viajaba en el AVE Madrid-Córdoba inquieto por varias preguntas que retumbaban en mi cabeza: ¿Qué podía esperar de un encuentro titulado ‘Parlamento Europeo y las redes sociales’? ¿Qué y a quiénes iba a encontrarme en el Parador cordobés de La Arrozafa? Y lo más importante. La misma cuestión que me atormenta -y por lo que he comprobado este fin de semana, no soy el único- siempre que se habla de la UE es la misma: ¿Está generalizado el sentimiento de europeísmo entre los ciudadanos europeos y particularmente, entre los españoles?

La pregunta ya tenía respuesta entonces y también la tiene ahora: rotundamente, no. Lo que ha cambiado desde entonces, gracias al productivo intercambio de ideas de estas jornadas, no es la conclusión, sino la forma de enfrentarse a la pregunta.

Si algo ha quedado claro es que los europeístas debemos reunirnos para hablar de Europa, compartir nuestra visión, diseccionar la UE hasta encontrar sus puntos flacos y aprovechar los fuertes para buscar formas de contagiar ese europeísmo a los demás. Una de las mejores son las redes sociales.

Periodistas, políticos, burócratas y, sobre todo, ciudadanos disponemos de las herramientas. Cuando queremos podemos y en Córdoba ha quedado más que demostrado. Quizás porque fue mi bautismo de fuego en retransmitir eventos vía Twitter, hay un hecho que me dejó bastante sorprendido y despertó en mi esa adicción que muchos asistentes ya tenían. Durante todo el sábado, #PEredes lideró en Twitter los trending topics de España.

Me parece muy significativo. No sólo éramos medio centenar de posesos tuiteando como locos. La misma etiqueta era utilizada en los innumerables comentarios de tuiteros ausentes al evento, que estaban encantados de poder seguir en su timeline, desde Madrid, Bruselas, Sevilla, etc, lo que estaba pasando en Córdoba.

Y lo que estaba pasando era francamente interesante, sobre todo por la tarde. La polémica generada por la ex ministra y eurodiputada del PPE Pilar del Castillo –que pedía “la misma transparencia que se reclama para el caso de Wikileaks en todos los ámbitos”- alegró una mañana sin mucho brillo.

La cosa se puso interesante por la tarde: Laurence Modrego nos pidió que “comunicáramos entre europeos” con su dinámica presentación. Fernando Navarro denunció “falta de reportajes de interés sobre Europa” y pidió “más corresponsales” para contar lo que acontece en la UE. Y Bárbara Quílez nos enseñó con brillantez lo que hace la web del Parlamento Europeo.

Esta última despejó los resquemores sobre la transparencia de la Eurocámara. Durante todas las horas previas a la intervención de Bárbara, sobrevolaban las dudas sobre el compromiso de los eurodiputados con la característica que, al menos sobre el papel, define a la institución más participativa de la UE.

En conversaciones anteriores, comprobé que muchos asistentes compartían la creencia de que es imposible que los ciudadanos se comuniquen directamente con sus representantes en Estrasburgo. Pero resultó que no. No es un problema de falta de mecanismos o de transparencia. Los mecanismos existen y son muy accesibles. Es un problema de comunicación y de diálogo.

Y ahí es donde, en lugar de quejarnos de la falta de europeísmo entre los europeos, debemos empezar a construir Europa. Existían las herramientas, sólo que no sabíamos en qué cajón estaban.

obre la mesa, la eterna pregunta de si el sentimiento europeo cala entre los ciudadanos.